(81) 8333-0093 contacto@cerya.com.mx
Lunes a Viernes: 9am a 9pm Sabado: 9am - 5pm
José Benitez #2505, Obispado, Monterrey.

Es una enfermedad que afecta severamente las vías aéreas y los pulmones y que ocurre como consecuencia de una secuela causada por una infección respiratoria aguda que el niño sufrió en los primeros años de su vida.
El compromiso físico es fijo y ocasiona en el paciente dificultad crónica para respirar y bronquitis con expectoración de secreciones. En los casos más graves se afecta el intercambio de gases en el pulmón y es necesario que el paciente reciba oxígeno suplementario (oxigenoterapia); con esto se logra una presión de oxígeno normal en la sangre y son posibles las funciones vitales.
Los primeros años son los más difíciles. Los pacientes pequeños tienen una evolución muy inestable y la mayoría de los niños necesita internaciones frecuentes y consultas reiteradas. En la medida que el niño crece y se desarrolla, se logra una etapa de estabilidad y mayor confort, disminuyendo así el impacto y el estrés provocado por la enfermedad.

CAUSAS

La enfermedad pulmonar crónica resulta de las lesiones pulmonares causadas por un equipo ventilador mecánico para poder respirar. Los pulmones de los bebés son frágiles y se dañan fácilmente, especialmente los de los bebés prematuros. Con las lesiones, los tejidos de los pulmones se inflaman y pueden romperse causando cicatrices en los pulmones. Este tipo de cicatrices hace más difícil la respiración produciendo poca oxigenación. La enfermedad pulmonar crónica puede desarrollarse en bebés prematuros que han tenido ventilación mecánica.

SINTOMAS

Los síntomas frecuentes son, dificultad respiratoria: respiración rápida, aleteo de las fosas nasales, quejidos o gruñidos y retracciones torácicas.

la atención de tu familia es muy importante Contactanos