(81) 8333-0093 contacto@cerya.com.mx
Lunes a Viernes: 9am a 9pm Sabado: 9am - 5pm
José Benitez #2505, Obispado, Monterrey.

La rinofaringitis designa una inflamación moderada de las vías respiratorias superiores de origen infeccioso. Sus signos habituales son obstrucción nasal, rinorrea, estornudos, dolor faríngeo y tos.

Síntomas frecuente

La presencia de fiebre puede causar dolores de cabeza pulsátiles, oculares y musculares. El pequeño sufre de dolor por la irritación que se produce en la garganta y en la mucosa de la nariz, generándole una sensación de pinchazos; también puede producir ardor en la mucosa respiratoria.

A su vez, los niños tienen dificultad para deglutir y pueden manifestar ciertos dolores dentarios y malestar ocasionado por la congestión de la nariz. Por otra parte, la presencia de la tos sirve de despeje en el proceso de curación, aunque provocará también dificultad y dolores en la respiración.

En los pequeños de muy corta edad, a menudo aparecen diversas complicaciones como laringitis, otitis o rinobronquitis.

Cómo tratar la rinofaringitis

- Controlar la fiebre pero no intentar bajarla de forma brusca ya que colabora eficientemente para matar el virus responsable y reducir las molestias.
- Si la temperatura sube a más de 39ºC, dele al pequeño un baño de inmersión, también puede ser de vapor de 5 a 10 minutos. Repetir si es necesario. Pueden emplearse compresas húmedas refrescantes, utilizando con moderación los antipiréticos.
- Reducir a su vez la ingestión de proteínas, inclusive la leche. Vigilar su hidratación con biberón de agua, manténgalo fresco y descubierto. Evitar fumar, ventilar la habitación y bajar la calefacción, si es eléctrica seca el ambiente.
- Si el niño tiene tos, recostarlo con la cabeza un tanto levantada o elevar la cabecera de la cama.

La rinofaringitis se cura en una semana. Se pueden prescribir antiinflamatorios locales o antisecretorios para aliviar o evitar una complicación, pero es de vital importancia en el tratamiento eliminar la obstrucción en la fosa nasal.

Si el niño es muy pequeño lavar esta zona con suero fisiológico o utilizar un succionador con el fin de evacuar las secreciones nasales. Si el niño es mayor, hacer que se lave la nariz para evitar una posible otitis.

la atención de tu familia es muy importante Contactanos